Nueva Unidad de Fibromialgia

Posted on marzo 1, 2012 with 0 comments

La Fibromialgia es una enfermedad frecuente entre la población general aunque afecta fundamentalmente a mujeres. Se caracteriza por un cuadro de dolor generalizado y sensación de rigidez en las articulaciones que puede llevar años de evolución. En un principio, su sintomatología suele asociarse con estados de cansancio prolongado y el dolor puede venir asociado con otros síntomas como: alteraciones del sueño, calambres, hormigueo, dolor de cabeza, inestabilidad o mareos, estados de ansiedad o desánimo así como problemas de memoria y concentración.
Esta variedad de síntomas hace que sea muy difícil su diagnóstico y dé lugar a una peregrinación del paciente por diferentes  especialistas para ser sometido a multitud de pruebas sin ningún resultado claro. Por este motivo es, además, una de las enfermedades más incomprendidas, tanto en el seno de la propia familia y el trabajo como, en ocasiones, por parte de los propios médicos, lo que lleva a un mayor aislamiento y desesperación de los pacientes.
”Por ello  -como explica el Dr. José Angel Romo, reumatólogo de la Clínica Serman- lo importante en primer lugar es establecer un diagnóstico definitivo de la enfermedad ya que, aunque no existe un tratamiento específico para esta patología, sí que es posible mejorar considerablemente la calidad de vida de estos pacientes”.
La fibromialgia puede ser en muchos casos una entidad de difícil tratamiento puesto que la terapia farmacológica por sí sola no es suficiente para aliviar los dolores asociados. “Lo importante es perseguir un tratamiento personalizado en cada uno de los pacientes, según sus circunstancias personales, clínicas, familiares, sociales y laborales. Del mismo modo, la práctica diaria nos demuestra la necesidad de un trabajo en equipo entre diferentes especialidades, fundamentalmente Reumatología, Fisioterapia y Psicología, con el apoyo incluido de Anestesiología, Neurología y Traumatología para tomar parte ante posibles complicaciones de la enfermedad”.
Es necesario transmitir al paciente la idea de que la fibromialgia es una enfermedad crónica que habitualmente acompaña a la persona que la padece durante toda su vida. Hoy por hoy no existe una cura definida para ella; esto es debido, en parte, a que se trata de una enfermedad extraordinariamente compleja en la que intervienen multitud de factores tanto genéticos como ambientales. 
”El paciente debe conocerse a sí mismo para detectar los factores que aumentan su sintomatología: el estrés, la ansiedad o depresión, trastornos del sueño… Por otra parte, también debe ser consciente de que, para mejorar, deberá incorporar algunos hábitos de vida nuevos como la práctica de ejercicio moderado, dominar algunas técnicas de relajación o incluso de estiramiento muscular. Todo ello, junto con un tratamiento farmacológico adecuado y personalizado según sus necesidades logran un importante alivio de la sintomatología en un elevado porcentaje de los casos”, concluye el doctor Romo, reumatólogo coordinador de la nueva Unidad de Fibromialgia de la Clínica Serman.

Leave a comment